Impresiones en el ecuador de la transformación ALQVIMIA.


Intentaré plasmar en este escrito mis sensaciones, satisfacciones y emociones que he experimentado des del inicio de la transformación en la casa Alqvimia. Digo intentaré porque me resulta difícil describir con palabras todo lo vivido en cuanto al cuidado de la piel, el cuerpo y sobretodo la mente des de que inicié esta maravillosa aventura.

Para que os hagáis una idea de mi estado inicial os pondré un poco en antecedentes. Justo la semana que empecé a tener contacto con las formadoras y personal de Alqvimia había sufrido un golpe emocional, inesperado y frustrante. Esto provocó que me sintiera absolutamente desconcertada, que mi autoestima descendiera hasta parecer inexistente, que me culpara de todo lo que me pasaba en la vida y que además perdiera toda motivación para cualquier cosa, por muy insignificante que fuera. Estoy segura que más de una me entenderá porque por etapas de estas hemos pasado todos…

Pues bien, fue poner los pies en Alqvimia y someterme a su Método Spa que todo empezó a cambiar. Se trataba de un sistema holístico de trabajo que actúa sobre las tres vertientes de la persona: física, energética y mental. Empezamos con el diagnóstico estudiando la polaridad del YIN y el YANG (tendencia que tiene nuestro cuerpo hacia lo femenino o masculino que permite equilibrar nuestra energía y nuestro cuerpo) y en el cálculo de la Edad Biológica que mide la capacidad de regeneración celular, mostrando el estado real de todo el cuerpo.

A partir de aquí los expertos de Alqvimia, me pautaron un tratamiento personalizado de armonización de la energía junto con un mantenimiento en casa con los cosméticos de orígen 100% natural más adecuados a mis necesidades a parte de una serie de consejos a nivel de vida cotidiana que me permitieran potenciar mi salud, belleza y bienestar.

Poco a poco, con la constancia en la aplicación de los productos recomendados, el seguimiento y control por parte de los formadores de la casa y, por supuesto, mi voluntad de seguir en pie de guerra, debo decir algunas cosas:

-a nivel mental, he recuperado la autoestima y seguridad en mi misma, liberándome de culpas absurdas y preocupándome por lo que realmente me importa (además me siento más femenina que nunca!)

-a nivel biológico, mi edad celular ha disminuido algunos años puesto que era mayor que mi edad cronológica asi que ahora estoy en la edad que me toca estar

-a nivel corporal, he disminuido muchísimo la retención de líquidos (que ni yo misma era consciente que tenia), duermo mejor por las noches y estoy mucho más tranquila por el dia desapareciendo las frecuentes taquicardias que tenia en el transcurso de la jornada

-a nivel estético, he reducido la temida piel de naranja recuperando tersura, luminosidad y firmeza al mismo tiempo que ha mejorado mucho el aspecto de las estrías que tenía en estas zonas, he embellecido el busto y, en general, la piel de todo el cuerpo se encuentra hidratada, suave y tersa

Espero haber cumplido con mi cometido de transmitiros mis sensaciones. Me asombra pensar que solo estoy en la mitad de la transformación!! Me resta por acabar, estar agradecida a Alqvimia por esta oportunidad que llegó en el mejor de los momentos.

This entry was posted in Embajadoras. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>