El Romero

Cuenta el poeta Ovidio, en uno de los episodios de su obra Metamorfosis, el trágico relato de Leucótoe, hija del rey de Persia, la cual fue enterrada viva por su padre cuando éste descubrió, traicionada por la delación de su hermana, su historia de amor con Apolo, el  Dios del Sol en la antigua mitología griega y romana. Se dice que de la tumba de Leucótoe floreció una hermosa planta de Romero. Desde aquel entonces, el Romero o Rosmarino simboliza la inmortalidad, el alma de la tierra. De su etimología ros-maris, rocío marino, se deduce su penetrante perfume y su significante presencia en los acantilados costeros.

El RomeroRosmarinus Officinalis L. – crece en forma de arbusto de máximo un metro y medio de altura, perteneciente a la familia de la Lamiáceas y del género Rosmarinus, se encuentra básicamente en las zonas del Mediterráneo, en el norte de África y en Asia Menor. En concreto, España es un gran productor del mismo. De su tallo leñoso brotan numerosas ramificaciones colmadas de sus hojas perennes, de forma linear, coriáceas y opuestas, las cuales van alterando su resplandeciente tono verde claro a verde oscuro a medida que van envejeciendo. Tanto el haz como el dorso de las finas hojas están cubiertas de unos pelos glandulares llenos de aceite esencial. En la cima de la planta, en la unión entre el tallo y las múltiples hojas nacen los ramilletes florecidos. La corola bilabiada de la flor puede teñirse de color azul pálido, blanco o rosa, perfumando intensamente el aire que la rodea fruto de su gran aromaticidad.

 

Composición

De las hojas y las flores se obtiene la droga empleada para varios propósitos, tanto a nivel terapéutico como cosmético. Ésta se compone de numerosos activos los cuales aportan infinitas propiedades:

  • Aceite Esencial. Compuesto casi en su totalidad por monoterpenos. Mayoritariamente eucaliptol, alfapineno, alcanfor, alfaterpineol y canfeno.
  • Ácidos fenólicos derivados del ácido cinámico. Ácido rosmarínico, clorgénico y cafeico.
  • Flavonoides. Glucósidos de flavonas. Apegenina, luteolina y derivados.
  • Triterpenos. Ácido oleánico y ursólico.
  • Diterpenos. Compuestos amargos tales como picrosalvina, isorosmanol, rosmadial, rosmaridifenol y rosmariquinona.

 

Propiedades farmacológicas

El Romero aporta abundantes atributos de los que se puede destacar su gran efecto paliativo frente a los dolores musculares, el reumatismo y la gota, gracias a su poder altamente tonificante y energético. En términos digestivos, el Romero se considera carminativo, disminuyendo la sensación de hinchazón y la flatulencia. También puede ser un gran aliado contra la fatiga mental, la debilidad y el agotamiento nervioso consecuencia de un embarazoso trabajo físico o intelectual.

 

Resultados cosméticos

En referencia a sus propiedades cosméticas, el Romero es considerado un antioxidante natural altamente efectivo, resultado de la capacidad de los diterpenos fenólicos para inhibir la peroxidación lipídica de la membrana celular así como también su actividad antiradicalaria. Ésto aporta el hecho de preservar la integridad de la piel y del cabello frente a la oxidación, secuela inevitable del envejecimiento y de las radiaciones solares.

El ácido rosmarínico es el responsable de la actividad antiinflamatoria del Romero, ya que se ha demostrado que dicho ácido fenólico actúa en la formación de las prostaglandinas, de la misma forma que lo hacen los anti-inflamatorios convencionales. Por esta razón, el Romero resulta muy recomendable para pieles sensibles, con tendencia a irritarse o que presenten alteraciones como son la dermatitis o eczemas. También puede emplearse en casos de pieles con tendencia acneica.

Gracias a los citados atributos tonificantes y energéticos del Romero, éste puede convertirse en un favorable regulador de la seborrea, con propiedades cicatrizantes y citofilácticas ya que estimula la microcirculación epidérmica. El Rosmarino, aprovechándose de tales características estimulantes, también se convierte en un beneficioso tónico para el crecimiento capilar, ya que el cuero cabelludo también se fortifica. Es muy aconsejable para tratar los cabellos grasientos por tratarse de un fructuoso regulador seborreico.

El aceite esencial de Romero también puede emplearse para la formulación de productos cosméticos detoxificantes y dermoprotectores, pues distintos extractos del mismo han demostrado una actividad inhibitoria en cultivos de distintos microorganismos.

 

La versatilidad del Romero

En el mercado, el Romero se encuentra disponible en varios formatos según la aplicación a  la cual vaya destinado:

  • Aceite Esencial → Se obtiene mediante la destilación por arrastre de vapor. El resultado de la evaporación del agua pasa a través de las partes más aéreas de la planta compuestas por los ramilletes florecidos. Dicho aceite puede emplearse para ambientar la casa,   disponiendo una pequeña cantidad en un difusor de aromas. También se usa como parte de formulaciones cosméticas como pueden ser aceites corporales, geles de baño, etc.
  • Agua floral o hidrolato → Es la fase acuosa resultante de la destilación, en la que se obtiene también el aceite esencial, separados debido a su distinta naturaleza. Se trata básicamente de una suspensión de gotas de aceite esencial de Romero en agua. Esta loción puede emplearse fácilmente para tratar el cuero cabelludo, pues en este caso su aplicación resulta mucho más sencilla y agradable.
  • Tintura de Romero → Se obtiene gracias a la maceración de la planta en alcohol. Sus principios activos y perfume pasan, por afinidad, en el disolvente. Este tónico energético puede emplearse para hacerse friegas después de esfuerzos físicos importantes y de agarrotamientos o dolores musculares.
  • Planta entera → Bien conocido es su uso en el campo de la alimentación. El Romero es sin duda una de las especias más popular y valorada dentro de las cocinas de todo el mundo, pues su preciado aroma aporta en cada uno de los platos un singular perfume que los hace inimitables.

Con todo esto, es importante respetar la integridad de la planta cuando se quiera hacer uso de ella, por lo que no se debe cortar nunca más de un tercio de la misma para evitar perjudicarla.

 

Efectos adversos

Se recomienda el uso del Romero, sea cual sea el formato escogido, únicamente de día ya que la capacidad estimulante que posee, puede entorpecer las horas indispensables de descanso por la noche.De la misma forma, tampoco se aconseja emplear el Rosmarino en caso de  epilepsia o presión arterial elevada pues sus contrastados beneficios podrían convertirse en serios problemas para la salud en dichos casos.Durante el embarazo o en épocas de lactancia será preciso cesar cualquier tratamiento que se esté llevando a cabo mediante el Romero, pues no existen estudios que certifiquen la seguridad del organismo durante estos periodos.

Categoria: Alqvimia, Esencias, Técnico - Estudios científicos
Etiquetas: .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>