El Hipérico

El Hipérico – Hypericum Perforatum L. – es una planta a la cual se le han otorgado un cúmulo de excelentes propiedades terapéuticas, constatadas por varios ensayos clínicos, las cuales ya venían prescritas desde la antigüedad. Bien conocido es el uso de la planta  en los tiempos de los griegos y los romanos para curar heridas, quemaduras y otras dolencias de la piel. También en la Edad Media se empleaba para ahuyentar a los malos espíritus,  colgando sus ramas en los tejados de las casas para protegerlas.

De hecho la etimología de su nombre griego antiguo Hyperikon deriva de la combinación de las palabras Hyper (encima) y eicon (Icono, figura de propiedades sobrenaturales).

En términos botánicos, el Hipérico o Hierba de San Juan pertenece a la familia de la Gutíferas (Hiperáceas) y se halla en la naturaleza en forma de arbusto de máximo un metro de altura. Su tallo verde amarillento culmina en una serie de ramificaciones donde brotan las flores formadas por cinco pétalos de un color amarillo vivaz cubiertas de finas líneas y glándulas negras asentadas sobre sus cinco sépalos. El apellido latino Perforatum proviene de las pequeñas aberturas localizadas en las hojas de la planta, las cuales pueden apreciarse a contraluz, donde se descubren unas glándulas llenas de aceite esencial y otros componentes.  De hecho si se oprimen las hojas sobre los dedos, se puede apreciar cómo el líquido de color rojizo tiñe la piel. Este arbusto perenne originario de Europa, se puede encontrar en casi toda la península sobretodo en las zonas más áridas y soleadas. Puede recolectarse a partir del día de San Juan, el 24 de Junio, justo en el momento de su floración. De ahí proviene su homólogo – Hierba de San Juan -. Es en este preciso instante cuando la planta presenta su óptimo momento floral y el rendimiento de sus principios activos es máximo.

 

Composición

La droga utilizada proviene básicamente de las hojas y las sumidades floridas de la planta, las cuales contienen muchos principios activos que atribuyen a la Hierba de San Juan innumerables beneficios a nivel terapéutico y también cosmético. Entre los más destacados:

 

  • Diantronas. Entre las cuales se encuentran las naftodiantronas, hipericina y pseudohipericina. Componentes químicamente muy estables, sobretodo frente a la oxidación. Éstas se utilizan como “ tarjetas ” identificativas del Hipérico, pues son componentes específicos de la especie y pueden reconocerse fácilmente mediante técnicas comunes en el laboratorio. Además, al tratarse de pigmentos naturales, son las que conceden el color naranja rojizo característico de los extractos de la planta.
  • Flavonoides. Fundamentalmente el rutósido, hiperósido, quercitrina, isoquercitrina, kaemferol y cerquetina.
  • Derivados floroglucinólicos. En especial la hiperforina.
  • Xantonas
  • Aceite Esencial compuesto por hidrocarburos alifáticos, rico en alfapineno y otros monoterpenos y sesquiterpenos.
  • Taninos, concentrados sobretodo en la flor.
  • Triterpenos, carotenos y esteroides.

 

Propiedades farmacológicas

La hipericina se había convertido en el único componente de interés del Hipérico pues se le atribuían todos los beneficios del mismo. Más tarde, se vio que otros de los principios activos también revelaban dichos provechos.

Los flavonoides, por ejemplo, justifican la actividad vitamínica P, para combatir la fragilidad capilar, y las acciones anti-inflamatorias, anti-bacterianas y anti-espasmódicas. Mientras que los taninos y su esencia ofrecen una acción astringente, antiséptica y anti-fúngica, todas ellas características de la Hierba de San Juan.

 

Resultados cosméticos

Desde antaño, la planta del Hipérico ha sido utilizada para sanar alteraciones en la piel. Actualmente su uso tópico está perfectamente indicado para el tratamiento de heridas, llagas, eczemas y quemaduras entre otras lesiones cutáneas como las cicatrices, favoreciendo la recuperación del tejido. El aceite esencial, los taninos y la hiperforina confieren una acción cicatrizante debido a su poder altamente regenerador celular a nivel epidérmico y también una acción antiséptica moderando la inflamación en las zonas dañadas. Su esencia presenta una actividad antibacteriana, en especial para las bacterias del género Staphylococcus, Streptococcus, Escherichia y Salmonella.

La aplicación cosmética se realiza mediante un extracto oleoso. Éste se obtiene macerando la planta de Hipérico en aceite de oliva durante un tiempo determinado, filtrándola posteriormente para obtener el Aceite de Hipérico, un excelente regenerador cutáneo.

 

Efecto antidepresivo

Numerosos y contrastados estudios certifican el efecto antidepresivo del Hipérico mediante ensayos clínicos frente a placebos y otros antidepresivos de origen sintético, aportando la grata supresión de los efectos secundarios que estos últimos pueden conllevar. Sin embargo sólo se ha demostrado su eficacia en tratamientos de depresión leve y moderada, nunca en depresiones graves. Además, el efecto no aparece hasta al menos dos semanas después del inicio del tratamiento.

Los compuestos responsables de aportar el efecto antidepresivo son básicamente la hipericina, los flavonoides y las xantonas, los cuales mediante estudios realizados in vitro han demostrado ser los encargados de participar en distintos mecanismos de acción ofreciendo una mejoría notable en los estados depresivos leves o moderados. Del mismo modo, la hiperforina actúa como un tranquilizante suave, aportando un efecto hipnótico producido por una depresión del sistema nervioso central.

Se deben administrar extractos estandarizados en hipericina al 0.3% para que el tratamiento sea óptimo y sin posibles riesgos para el paciente. Suelen ser en forma de extractos estandarizados o bien grageas o cápsulas.

 

Efectos adversos

La hipericina es un pigmento susceptible a fotoreacción por lo que al exhibirse a la luz solar sufre alteraciones otorgando cierta fotosensibilidad a la Hierba de San Juan. Debe evitarse la exposición después de la aplicación tópica del Hipérico e incluso después de su ingestión en forma de extractos o infusiones ya que podrían provocar quemaduras, eritemas o ulceraciones en  la piel.

Además, existen estudios que certifican la interacción del Hipérico con algunos medicamentos, por lo que antes de tomarlos se recomienda consultar con un experto para evitar posibles interacciones con el medicamento en cuestión.

No existen estudios que avalen la seguridad del Hipérico durante el embarazo o el periodo de lactancia, por lo que se recomienda suspender su administración o aplicación para evitar posibles riesgos.

 

En la actualidad

Actualmente, además de estudios más exhaustivos acerca de su acción como antidepresivo, se está estudiando la posible acción antiretroviral del Hipérico, lo que puede dejar puertas abiertas al tratamiento de enfermedades de tipo vírico. Se ha encontrado que las naftodiantronas presentes en la Hierba de San Juan son capaces de inhibir la replicación de los retrovirus a través de una inhibición de las transcriptasas inversas y de interacciones con la membrana celular. Otra inmensa virtud que nos puede regalar este maravilloso presente que nos brinda la naturaleza y que no deja de sorprendernos…

Categoria: Productos, Técnico - Estudios científicos
Etiquetas: , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>