Aceite de Sésamo

En la China y la India, el sésamo es un producto que mantiene cierta dualidad entre un alimento y un medicamento. Es por esto que su semilla la llaman la semilla de la alegría. Según la medicina Ayurveda, el sésamo calienta el organismo, nutre y tranquiliza los nervios.

También llamado ajonjolí, palabra que procede del árabe, la cual fonéticamente hace referencia al repiqueteo de las semillas maduras dentro de su cápsula.

El sésamo pertenece a la familia botánica de las pedaliáceas y es originaria de la China y la India. Es una planta anual de entre 1 y 2 metros de altura. Tiene una raíz fuerte de la cual salen varias ramificaciones y su tallo es cuadrado. De las inflorescencias nacen las cápsulas que contienen la preciada semilla. Ésta puede ser blanca, amarilla, roja, marrón o negra. El tiempo de maduración es breve, puede durar entre 80 y 130 días. La floración y maduración de la planta se produce de forma ascendente y puede durar varias semanas.

Composición

La semilla del sésamo es muy rica pues contiene muchos componentes de distinta naturaleza que hacen de la misma un completo nutriente.

Entre los cuales destacan:

  • Metionina, un aminoácido esencial
  • Ácidos grasos esenciales insaturados de la forma omega 6 y lecitina
  • Numerosos minerales
  • Fibra, entre muchos otros.

 

Las semillas pueden aprovecharse en forma de alimento, para sazonar cualquier tipo de comida. De hecho se han hecho muy populares por formar parte de las famosas hamburguesas de origen americano tan extendidas por todo el mundo.

Otra manera de beneficiarse del sésamo es a partir del aceite, obtenido por presión en frío de las semillas. Este aceite, aunque pueda usarse también en el campo de la alimentación, está muy valorado sobretodo en el campo de la cosmética pues aporta unas propiedades magníficas que día tras día se van ampliando gracias a los estudios científicos que se están desarrollando.

 

Propiedades farmacológicas

El conjunto de las grasas insaturadas beneficiosas por el organismo y la lecitina presentes en la semilla de sésamo, aportan un efecto saludable en referencia a los altos niveles de colesterol en sangre. Las semillas de sésamo son ricas en fibra, importante y beneficiosa para la regulación de la función intestinal. También numerosos minerales como el calcio, el cual interviene en la formación de los dientes y los huesos, muy aconsejable en épocas de embarazo y menopausia. El hierro, que desempeña numerosas funciones en el organismo, recomendable también en períodos de debilidad o anemia. Y finalmente el zinc, un mineral que ayuda en el metabolismo de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas. Indicado para combatir la infertilidad masculina. Muy apropiada para los bebés, pues la semilla contiene ácido glutámico, el cual favorece la formación de anticuerpos. También es una fuente importante de vitaminas, haciendo del sésamo un gran alimento de protección y revitalización. Gracias a la gran cantidad de nutrientes que aporta, se convierte en un aliado perfecto para completar dietas vegetarianas.

 

Resultados cosméticos

A nivel cosmético, el aceite de sésamo se caracteriza por aliviar irritaciones y descamaciones de la piel. También resulta beneficioso para las quemaduras, incluso las solares así como las arrugas de la piel. Muy indicado para la flaccidez cutánea. Actualmente se está valorando su acción como filtro solar frente las radiaciones UVB, favoreciendo el bronceado además de hidratar la piel. Ésto lo convierte en un gran aliado cuando llega el verano. A nivel externo también se aplica para calmar las dolencias reumáticas. La gran cantidad de vitaminas que contiene atribuyen enormes propiedades beneficiosas, sobretodo por la vitamina E, que aparte de otorgar al aceite una actividad antioxidante para la piel frente a los estados oxidativos, también ayuda a conservar el aceite contra el enranciamiento.

 

Fuente de lecitina

La semilla de sésamo contiene una importante fuente de lecitina. Incluso más que la soja. Esta grasa fosfoforada, debido a su poder emulsionante, disuelve la grasa en el medio acuoso favoreciendo la eliminación de la misma.  Por otra parte, también interviene en la formación de las hormonas sexuales.

El cerebro contiene una fuente importante de lecitina. Muchas de las personas que carecen de tal compuesto pueden padecer algún tipo de patología cerebral, por lo que el sésamo resulta un buen complemento en dichos casos. La lecitina activa el sistema nervioso central, activa la actividad mental y la memoria e incluso sirve de complemento en casos de depresión.

 

Efectos adversos

No se han observado efectos adversos relacionadas con la aplicación o la toma de sésamo en el organismo. Aún así, se aconseja que en casos de obesidad se consulte al doctor antes de tomarlo pues su alto valor calórico podría no ser recomendable en tal caso.

 

Categoria: Técnico - Estudios científicos
Etiquetas: .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>