Arcillas, barros, envolturas… un tesoro de la madre tierra

Sería casi imposible definir un origen exacto de la utilización de los barros y arcillas para el cuidado y el embellecimiento de la piel ya que el hombre, de forma casi innata lo ha utilizado para curar heridas, picaduras de insectos, etc.

Podemos encontrar referencias en los países asiáticos ya desde el s. I d.C, donde el intercambio de culturas enriqueció notablemente el arte, la cultura general, la medicina y por supuesto los hábitos de higiene y belleza. Formando parte con el tiempo de las tradiciones de las zonas más ricas de Indonesia, llegando a convertirse en auténticos tratamientos tradicionales utilizados en la corte y las familias más nobles, que hoy en día se conservan y se llevan a cabo en los mejores Spas de Thailandia o Bali.

Los Egipcios y los griegos ya los utilizaban con fines antiinflamatorios para aliviar problemas reumáticos y aliviar el dolor, es más que conocida también la influencia musulmana en la utilización de arcillas como el Gasshoul. Pero  fue la  Reina Cleopatra, una de las mujeres más bellas de la antigüedad, quien obtuvo el control de la zona del Mar Muerto. Existe una zona muy especial a orillas de este mar donde los barros que se extraen poseen una calidad extraordinaria debido a su especial contenido en minerales y oligoelementos, que confieren a este barro sus principales propiedades.

Podemos afirmar sin duda alguna que esta materia prima natural es un auténtico regalo ancestral para el cuidado terapéutico y estético incluso hoy en día.

En Alqvimia,  conocedores de este regalo y de sus infinitas propiedades, hacemos uso de las mejores arcillas y barros en muchos de nuestros rituales y tratamientos, convirtiéndolos así en un cuidado naturalmente sublime de los mejores centros y Spas, perpetuando este antiguo método terapéutico.

Nuestro Barro del Mar Muerto, procedente de estas increíbles aguas salinas, notables por sus propiedades curativas, junto con la riqueza en minerales, unido al efecto climático, hacen de la zona y de este producto terroso un inigualable balneario natural con el que tratar distintas enfermedades, para la piel, enfermedades reumáticas e incluso respiratorias.

Este Barro se diferencia del resto por su elevada concentración en minerales y oligoelementos que hacen de esta  materia un auténtico tesoro natural como los orígenes del cuidado del hombre y el nacimiento de las primeras civilizaciones.

Puedes disfrutar de las magníficas propiedades de estos ricos barros en nuestros tratamientos naturalmente alqvimicos en los mejores centros y Spas.

http://goo.gl/SV4VK3

Categoria: Alqvimia, Esencias, Técnico - Estudios científicos
Etiquetas: , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>